viernes, 28 de abril de 2017

7 Hábitos De Los Programadores Altamente Ineficientes

El título de este post es inspirado en el libro de superación personal del Dr. Stephen Covey “Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas”. En nuestro caso comentaremos los siete hábitos que consideramos son los más comunes entre los programadores altamente ineficientes.

Hábito dañino #1: Falta de pasión

Hemos visto como muchos desarrolladores de software pierden la pasión por el arte de escribir código a medida que pasa el tiempo. No sabemos si es por la edad o qué. Quizás seas debido al aburrimiento. Lo peor de todo es que un desarrollador sin pasión, desmotivado, representa literalmente “la manzana podrida” capaz de dañar al resto del equipo.

Hábito dañino #2: No le gusta testear código

Para una gran cantidad de desarrolladores de software, el testeo es una actividad que aborrecen y detestan. Esto es el equivalente a “lavar platos” después de un rico almuerzo (nadie quiere hacerlo). Pues bien, en software esto no es así. El testeo de software es una actividad integral del proceso en el desarrollo de software y todo programador eficiente debe asumir esta tarea con responsabilidad y esmero.

Hábito dañino #3: Lo que importa es que funcione

Este hábito es bastante tóxico. El desarrollador mediocre e ineficiente tiene la creencia que, lo único que importa es la aplicación que él escriba funcione, sin tener ningún tipo de consideración sobre la experiencia que tendrá el usuario final que utilizará la aplicación. En resumen, el desarrollador ineficiente visualiza el usuario final como un “problema” a superar antes de poder liberar la versión 1.0 del software.

Hábito dañino #4: Para todo tiene un “NO”

El programador ineficiente tiene un “No” en la punta de la lengua listo para dispararlo a la menor brevedad posible. Para este individuo todo es difícil y complicado. Nada se puede. Simplemente es un farol de negatividad.
En muchas ocasiones, te dicen que “No” no por incompetentes, sino por el miedo. ¿Miedo a qué? A estropear lo que ya funciona. Tiene un miedo intrínseco de que, al realizar alguna modificación o al agregar una nueva función adicional, el software genere un error y tenga que “coger más lucha” debugeando y resolviendo el problema.

Hábito dañino #5: No es curioso

Los desarrolladores ineficientes son renuentes a abrirse a nuevas ideas. En tecnología, no es saludable ser escéptico en extremo. Siempre es recomendable realizar pruebas de software/hardware/gadgets nuevos.
Todo programador que quiera mantenerse vigente en la industria tiene que estar aprendiendo tecnologías nuevas a través de libros, cursos, conferencias, meetups, seminarios en línea, etc. No hay excepción a esta regla.

Hábito dañino #6: No tiene tacto con los demás

En los 90’s, era perfectamente posible y viable que un solo programador se echara en sus hombros todo el proceso de desarrollo del software de un empresa. Hoy en día esto ya no es posible. El trabajo en equipo es vital para sacar los proyectos adelante. Simplemente los proyectos de software son incrementalmente más complejos.
La carencia de habilidades de comunicación puede contribuir a que un desarrollador no encaje bien dentro de un equipo. Esto trae consigo problemas interpersonales que terminan disminuyendo la productividad del equipo/departamento.
Esta situación se ve aún más crítica si esa persona tiene que estar en comunicación con miembros de otros equipos en la empresa.

Hábito dañino #7: La seguridad es un asunto secundario

Este sí que es peligroso. Los desarrolladores de software ineficientes no incorporan la seguridad como una parte integral del desarrollo de un software. Para ellos la seguridad es un “Plugin” más que se incorpora después que el software ha sido diseñado y escrito.
Obviamente esto es un approach súper ineficiente al desarrollo de software, ya que la seguridad es un asunto “By product”, es decir, todo software desde que se escribe la primera línea de código debe ser pensando y desarrollado para ser lo más seguro posible.

Conclusión

Los malos hábitos de los desarrolladores ineficientes también aplican a los SysAdmin. Estos malos hábitos no deben ser tomados a la ligera por ningún profesional de tecnología. Tu carrera puede terminar en la basura por causa de uno o varios de estos hábitos.
Personalmente hemos visto carreras prometedoras de gente bastante talentosa pero que al final todo terminó a la deriva. ¿Por qué? Por el efecto compuesto de uno uno o varios de estos hábitos dañino a través del tiempo.
Nuestra invitación es que, si identificaste algún hábito dañino en ti, comiences inmediatamente a repararlo. Todavía puedes que estés a tiempo.
Hemos llegado a final de este post, pero antes que te vayas quisiéramos que respondieras las siguientes preguntas.
¿Trabajas con algún ingeniero de software ineficiente?
Si tu respuesta es afirmativa, por favor describe como ha sido tu experiencia trabajando con esa persona.
¿Qué otros hábitos dañinos le agregarías a esta lista?