La viuda de Robin Williams rompe el silencio y dice que la depresión no mató a su marido


La viuda recuerda lo equivocada que estaba aquella noche, cuando creyó haber vislumbrado un destello de esperanza:

"Aquella noche parecía que tenía algo que hacer, y pensé: 'Esto significa que está mejorando'. Y esa fue la última vez que lo vi", cuenta Susan Schneider.

Schneider es la viuda del recordado actor Robin Williams, quien impactó al mundo en agosto de 2014, con la triste noticia de su suicidio. 

Schneider y Williams estuvieron 7 años juntos, 3 de ellos casados. La mujer acaba de dar su primera entrevista después de que perdiera a su esposo de forma tan trágica, presuntamente por culpa de una depresión que padecía. 

Su esposa ha demostrado que williams sufría de demencia con cuerpos de lewy (DCL), una enfermedad neurodegenerativa que cambia el estado de ánimo, el movimiento y provoca alucinaciones. La demencia de cuerpos de Lewy es la tercera causa de demencia detrás de la enfermedad de Alzheimer y la demencia vascular.

"La depresión no mató a Robin. La depresión fue uno de los 50 los síntomas que tenía", explica la viuda.

Susan Schneider cuenta que los primeros síntomas se hicieron visibles en noviembre de 2013. Pero estos empeoraron meses antes de su muerte. Comentó que Williams sufría de constantes ataques de ansiedad, los cuales le provocaban rigidez y no le permitía calcular bien las distancias.

"Tenía ataques de ansiedad que lo paralizaban. Una vez, calculó mal al cerrar...

La enfermedad no le permitía a Williams calcular bien la distancia entre dos objetos. "Tenía ataques de ansiedad que lo paralizaban. Una vez, calculó mal al cerrar la puerta y terminó con la cabeza ensangrentada y rigidez muscular, y no era capaz de decir lo que había sucedió. Sin embargo, su equipo de médicos no pudo identificar qué le pasaba hasta que le hicieron la autopsia.
Según Susan, la enfermedad avanzaba tan rápido que era difícil de detener o controlar. Una situación que lastimaba a la familia y aseguró que Williams sabía perfectamente que "estaba perdiendo la cabeza".

La viuda dice que la degeneración en su esposo avanzaba tan rápido, que lo único que podían esperar de todas formas era la muerte.
Al hablar de aquella noche en la que su esposo se quitó la vida, la viuda cuenta:

"Yo estaba en la cama y él vino en la habitación un par de veces, me dijo: 'Buenas noches mi amor', y se fue con su iPad. Parecía que tenía algo que hacer, y pensé: 'Esto significa que está mejorando. Y esa fue la última vez'".
En otra entrevista que Susan acaba de dar a un programa norteamericano, ella comentó que “ha perdonado a su marido por quitarse la vida".

Entradas populares de este blog

Personajes bíblicos que fracasaron, pero luego lograron grandes cosas parte 3

Personajes bíblicos que fracasaron, pero luego lograron grandes cosas (Parte 1)

Top 25 chicas más sexy de los videojuegos