domingo, 7 de mayo de 2017

¿CON QUIÉN NO DEBERÍA CASARSE UN CRISTIANO? (PARTE 2)


8. Alguien adicto: Lastimosamente hoy en día vemos millones de casos de personas que aun siendo creyentes son adictos en algún área de su vida, por falta de corrección o discipulado siguen estando atados en vicios como el alcohol, el cigarrillo, las drogas, y no menos peligroso la pornografía y la masturbación. Muchos atados a estos vicios lo niegan y no están dispuestos a reconocerlos ni mucho menos a buscar ayuda y así es imposible lograr la victoria. Es claro que Jesús puede liberar a esa persona de todos esos hábitos, pero hasta que eso no suceda no puedes comprometerte en una relación, No caigas en las garras de la codependencia.
9. Alguien “Pendenciero”: El diccionario lo define como una persona que es propenso a la ira, peleas, riñas y contiendas. Y en la Biblia encontramos diferentes versículos donde se habla de este tipo de persona. Proverbios 21:19: “Es mejor vivir solo en el desierto que con una esposa que problemática y busca pleitos” 25:24 “Más vale vivir en un rincón del patio que dentro de un palacio con una persona agresiva” 27:15 “Peor que gotera en día lluvioso, es la persona que por todo pelea.” Hay muchas causantes del comportamiento destructivo de estas personas. 1. Porque no han sanado los dolores y conflictos del pasado, amarguras, faltantes, inseguridades, complejos, etiquetas, argumentos, celos. 2. Porque espera que su pareja supla lo que solo Jesús le puede dar y eso es imposible. Juan 4:13 “Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed —respondió Jesús—, 14 pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás.” Ninguna persona puede saciar la necesidad de otra de ser amada. 3. Lucha por el poder, El punto de equilibrio en una relación sana es que ninguno debe los dos debe ser anulado, No es A+B= A ni A+B=B sino A+B=C Ningún punto de vista es mejor que el otro, son diferentes y se complementan. La suma de las dos perspectivas pone en nosotros la sabiduría.
10. Alguien controlador: El matrimonio no es una dictadura, donde a punta de gritos, agresiones y manipulación se hace lo que la otra persona quiere. El matrimonio es una sociedad 50:50 y solo funciona cuando ambos practican la sumisión mutua Efesios 5:21 dice “Cultiven entre ustedes la mutua sumisión por reverencia a Cristo.” 
11. Alguien holgazán: 2 Tesalonicenses 3:10 «Los que no están dispuestos a trabajar que tampoco coman». Y no hablo solo de la persona que no trabaja, porque entiendo que todas las circunstancias son diferentes. Hablo de una persona vaga, perezosa, sin sueños, sin metas, y sin visión alguna del futuro. ¿Qué clase de vida puede esperarte con alguien así?
12. Alguien Narcisista: Alguien que está obsesionado con la apariencia no será una persona dispuesta a sacrificarse por su pareja, ¿La razón? Esta demasiado ocupada amándose así mismo, como para amar a alguien más. Ídolo de si “Yo” su palabra favorita.
13. Alguien abusador: Las personas que tienen tendencia hacia el abuso no tienen control de su mal genio ni de su ira, por esa razón si notas en tu pareja ira y mal genio todo el tiempo no lo justifique, esa persona tiene un problema. Las personas violentas lastiman permanentemente con su boca hasta que llegan a hacerlo físicamente. Cuando tomas la decisión de casarte con alguien así, estas convirtiendo tu vida en un campo minado que en cualquier momento puede explotar. 
14. Alguien con el síndrome de “Peter pan” Niño eternamente niño, y no me refiero al corazón que es lo que pide Jesús de nosotros, me refiero a ser inmaduro física, mental y sobre todo espiritualmente. Una persona que está en un estancamiento continuo, que no crece en ninguna de las áreas de su vida y por ende no te deja crecer a ti, una persona que en vez de catapultarte te hunde y en vez de ser un apoyo mutuo es una carga imposible de llevar.

En conclusión 
HOMBRES: El mejor consejo para elegir esposa es Proverbios 31:30 “Los encantos son una mentira, la belleza no es más que ilusión, pero la mujer que honra al Señor es digna de alabanza.” 
MUJERES: El mejor consejo para elegir esposo es 1 Samuel 16:7 “—No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.”