martes, 23 de mayo de 2017

Jugador “adicto” a CS:GO recibe rehabilitación en un desierto

A pesar del estigma social que prevalece en torno a los videojuegos, esta forma de entretenimiento nos puede brindar grandes experiencias mientras recurramos a ellos de manera moderada. Es bien sabido que todo en exceso puede provocar daños, y la adicción a los juegos no son una excepción. Sin embargo, también es importante resaltar los prejuicios que la sociedad tiene respecto a los jugadores y su estilo de vida.
Para muestra de ambos polos está el caso de Josh, un joven de 14 años que radica en Michigan. El jugador es un gran fan de Counter-Strike: Global Offensive, tanto así, que sus padres lo mandaron de manera sorpresiva a un programa de rehabilitación en un desierto de Utah. ¿La razón? Josh tenía intensas sesiones de juego, por lo que su familia pensó en un serio problema de adicción a los videojuegos.
De acuerdo a la información, Josh jugaba hasta la 1 de la madrugada y dormía hasta mediodía. A la semana jugaba aproximadamente 60 horas de Counter-Strike: Global Offensive y otros juegos de PC, y podía “sin dificultad” tener sesiones de juego de hasta 12 horas al día. La madre del joven reportó que Josh tuvo problemas de comportamiento cuando le quitaron su computadora. Sin embargo, el propio Josh asegura que su madre exagera y que en realidad no fue así. “Es un poco estúpido. Yo juego videojuegos y tengo que ir a rehabilitación por ello ", aseguró Josh.
Antes de ir a rehabilitación al desierto, Josh se sometió a una resonancia magnética funcional. Esto con el fin de ver cómo “el juego excesivo cambia la actividad cerebral”, de acuerdo a los científicos involucrados en el caso. El joven fue llevado a la fuerza a Salt Lake City, donde más tarde sería conducido al desierto para así estar aislado de la tecnología.
Josh acampó en Utah por más de 2 meses, donde tuvo que llevar a cabo diversas tareas que no estuvieran relacionadas con una computadora. Casi al final del proceso de rehabilitación, Josh se sometió una vez más a resonancia magnética y, al parecer, su actividad neuronal mejoró.
Su historia fue presentada durante la sección 20/20 del noticiero estadounidense ABC. Durante el programa, también se presentaron otras historias similares. Sin embargo, cabe destacar que el noticiero hizo hincapié, como es común, en el factor de violencia que hay en los videojuegos. Incluso, en un momento de la trasmisión, sustituyeron los sonidos de las armas de Counter-Strike: Global Offensive con sonidos de ametralladoras reales.
Josh admitió usar los videojuegos como una forma de evadir la realidad, pero esto no implica que el joven necesitaba del todo un tratamiento de este tipo. Mucho menos es un motivo para que los medios recalquen una y otra vez el supuesto daño que esta forma de entretenimiento puede ocasionar en las personas.
En noticias relacionadas, medios y autoridades culparon a Assassin's Creed por un acto violento, conoce aquí los detalles. Además, el Senado aprobó la clasificación de videojuegos en México, medida que busca evitar que menores consuman contenido inapropiado respecto a su edad.